Cali, Colombia Martes, 18 de Junio de 2019

Guerrilleras que morían en abortos eran usadas en clase de anatomía

Compartir

lunes, diciembre 14, 2015

Hace 25 años, cuando apenas era un estudiante de enfermería, Héctor Albeidis Arboleda recibía tres millones de pesos mensuales por practicar abortos forzados a guerrilleras de las Farc en tres departamentos del país.

 

Según la investigación de la Fiscalía y la Policía, Arboleda, capturado el sábado pasado en España, también realizaba esas prácticas ilegales a guerrilleras del Ejército Revolucionario Guevarista (ERG).

 

El voluminoso expediente contra Arboleda señala que empezó a prestar sus servicios a la guerrilla a comienzos de los 90, cuando fue reclutado en una universidad pública de Pereira (Risaralda). Desde entonces, dicen los investigadores, habría practicado más de 500 abortos, de los cuales 150 ya tienen un capítulo judicial en la Fiscalía.

 

Por lo menos 20 de las víctimas pertenecientes a comunidades indígenas, la mayoría menores de edad, testificaron ante fiscales de Pereira en donde el capturado tiene procesos por los delitos de aborto sin consentimiento, homicidio, secuestro, tortura, desplazamiento y desaparición forzada.

 

Además de las víctimas, para la expedición de una orden de captura internacional fue clave el testimonio de un desmovilizado, según el cual Arboleda llevaba una vida normal en Pereira como estudiante y solo se trasladaba a los campamentos de las Farc cuando era requerido para obligar a una guerrillera a someterse a un aborto. El testigo dijo además que el capturado utilizaba los cuerpos de las guerrilleras que morían durante el procedimiento para dar clases de anatomía a los integrantes de las Farc que hacían curso para enfermero.

 

La investigación de la Fiscalía se fortaleció con la captura, hace 15 días, de José Fernando González, alias Alexis, ex jefe del ERG y que también declaró contra Arboleda Buitrago.

 

Hoy, tras verificar si el capturado ingresó ilegalmente a España, se podrá definir si será deportado o extraditado para ser escuchado en indagatoria.

 

La Fiscalía estudia si este aberrante caso es incluido en las macroimputaciones que se preparan contra los jefes de las Farc como máximos responsables de esos delitos.

 

 

 

 


Fuente: El Tiempo.

Mail

reel

pqrs